De qué se trata la Reunificación familiar

La Unión Europea ha recibido durante muchos años infinidad de inmigrantes que apostaban a una vida mejor, a un mejor pasar económico, o una mejor y nueva vida. Muchas veces, estas personas han tenido que dejar a sus familias, con la esperanza de que puedan sumarse en otro momento, o esperar a ver cuáles eran las posibilidades en la nueva tierra.

Como de trató de una situación recurrente durante muchos años, se crearon algunas alternativas para que eas familias que habían quedado disgregadas puedan unirse finalmente.

Si bien es una muy buena medida de la Unión Europea, hay algunos pasos que seguir, y algunas formalidades que cumplir para poder llevar a cabo este tipo de acciones.

El nombre de esta medida en la formalidad se llama: Derecho de Reunificación Familiar yes como lo dice precisamente su nombre, el derecho que tiene un nuevo residente de la UE de poder traer a su familia a su lugar de nueva residencia.

El residente debe acreditar cuestiones como un determinado lugar para vivir, un ingreso y una renovación de su residencia para el año siguiente. En la mayoría de los casos este derecho se aplica a el cónyuge de derecho del residente y a sus hijos menores de edad, pero puede dar que en algunas excepciones, las parejas de hecho puedan gozar de este tipo de beneficios.

Este tipo de normativas, ya se encuentran avaladas por la Declaración Universal de Los derechos Humanos y diferentes pactos y tratados internacionales.

Las bases de este tipo de normativas, tienen que ver con la posibilidad de generarle un mayor bienestar al huésped en determinado país, a darle mayor integración y a darle la posibilidad de poder participar más activamente del país que lo recibió en algún momento, de manera social, política e ideológica.

Lo que además se promueve con este tipo de políticas es que aumenten las migraciones legales, en los países que más reciben residentes, e ir eliminando con el paso del tiempo todas aquellas migraciones ilegales que ponen en riesgo tanto al migrante como al resto de su familia.

Si bien, este Derecho y su aplicación política es sancionado por la Unión Europea no todos los países que la conforman adhieren a él, y lo practican. Por ejemplo; este derecho no rige en Irlanda, Dinamarca ni Reino Unido y sí por ejemplo es muy utilizada y bien aceptada en España, país que ha sido receptor durante muchísimos años de migrantes de habla hispana.

Vía